Q&A: COVID-19 pandemic – impact on food and agriculture
mayo 18, 2020
CONGRESO PANVET 2021
junio 4, 2020

UNA MIRADA HACIA LA SALUD ANIMAL…

La visión de nuestras prioridades ha sido afectada por la contingencia debido a la pandemia del COVID-19 y basta con recordar que esta enfermedad proviene de la mutación de un coronavirus animal al ser humano, la relación entre la Salud Animal y Humana siempre ha existido. Hoy el cambio climático, la convivencia entre humanos y animales de producción, el consumo y comercialización de carne de animales silvestres o exóticos, eleva el riesgo de que la humanidad se enfrente a pandemias más peligrosas.

Recordemos que la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), estima que un 60% de las enfermedades son de origen zoonótico, al menos el 75% de los agentes patógenos de las enfermedades infecciosas del ser humano son de origen animal, cada año aparecen 5 nuevas enfermedades de las cuales 3 provienen de los animales y el 80% de los agentes patógenos que pueden utilizarse para bioterrorismo, son zoonóticos.

Durante muchos años se pensó que el riesgo a monitorear era la influenza, y que deberíamos estar preparados tanto en la salud animal como en la humana y con ello fortalecer nuestros sistemas de vigilancia epidemiológica, sabemos que una enfermedad exótica puede presentarse en el país ya sea a través del comercio, turismo o de la movilización de animales de manea legal o ilegal, por el cambio climático o a través de las rutas de migración de las aves.

Esto significa que no existe riesgo cero para ningún país, significa que debemos estar preparados como sociedad, no solamente para elevar la inspección de mercancías y personas a la entrada a nuestro país, también y es lo más importante, debemos fortalecer los sistemas de vigilancia epidemiológica.

Como país, debemos prevenirnos de enfermedades que no estén presentes en nuestro territorio, invertir en la infraestructura de laboratorios, desarrollar capital humano a través de programas, conferencias, talleres, intercambios educativos y desarrollo de nuevas tecnologías. Debemos fomentar una cultura de prevención y actuar al momento, es fundamental comprender el término de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de “Una sola salud”.

Un animal enfermo puede a través de la zoonosis infectarnos, el cambio climático puede retornar enfermedades que teníamos erradicadas, la Organización Mundial de Salud Animal (OIE) la ha definido como enfermedades emergentes y reemergentes.

“Las enfermedades emergentes se definen como nuevas infecciones resultando de la evolución o modificación de un agente patógeno o parásito existente, que cambia de espectro de hospedadores, vector, patogenicidad o cepa; también incluyen las infecciones o enfermedades desconocidas hasta el momento de su aparición. Una enfermedad reemergente es una infección conocida que cambia de ubicación geográfica, cuyo espectro de hospedadores se amplía o cuya prevalencia aumenta considerablemente.” (Vallat, 2020)

Hoy la globalización, la restructuración del sector agroalimentario y el consumismo cambiaron los fundamentos y la aplicación de las políticas de Sanidad Animal en el mundo, por lo que debemos considerar que el futuro, ya es hoy.

En ese contexto, la Industria Farmacéutica Veterinaria es fundamental para que a través de su visión y con los gobiernos de cada país se incentive y desarrolle investigación y desarrollo tecnológico sobre enfermedades de animales silvestres y de producción con el fin de reaccionar rápido ante cualquier brote de alguna enfermedad emergente o reemergente.

La Salud Animal es la primera barrera sanitaria contra las enfermedades humanas.

Referencias

Vallat, B. (15 de abril de 2020). Organización Mundial de la Salud Animal. Obtenido de https://www.oie.int/es/para-los-periodistas/editoriales/detalle/article/emerging-and-re-emerging-zoonoses/